Se descubre un mecanismo que permite seleccionar la respuesta celular en las barreras mucosas del organismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Se descubre un mecanismo que permite seleccionar la respuesta celular en las barreras mucosas del organismo

Mensaje  LuisH el Miér 26 Oct 2011, 20:34

Este hallazgo podría aprovecharse en el desarrollo de vacunas que ofrezcan una mayor protección en uno de los principales puntos de entrada del VIH

Miguel Vázquez - 26/10/2011

Un equipo de investigadores del Instituto de Alergia e Inmunología de La Jolla (California, EE UU) ha identificado un mecanismo hasta ahora desconocido que permite generar una sólida respuesta inmunitaria celular para luchar contras las infecciones recurrentes en las mucosas del cuerpo (boca, intestino, pulmones, etc.). Los hallazgos fueron publicados recientemente en la edición digital de la revista Nature Immunology y abren la puerta a la creación de unas nuevas y más poderosas vacunas basadas en la activación de este mecanismo recientemente identificado.

El equipo, dirigido por la doctora Hilde Cheroute, llevó a cabo sus experimentos con modelos en ratones empleando una bacteria denominada Listeria monocytogenes (causante de la infección listeriosis, poco frecuente en humanos, pero que puede resultar mortal). Los investigadores afirman que han descubierto un mecanismo específico que permite elegir de forma selectiva las mejores células-T para que se conviertan en células-T de memoria en la membrana de la mucosa. Este resultado tiene relevancia en el ámbito de la prevención porque las mucosas constituyen los principales puntos de entrada de numerosos organismos infecciosos, entre ellos el VIH.

Las células-T son los glóbulos blancos que luchan contra la infección y, por su parte, las células de memoria pueden permanecer a lo largo de la vida de la persona y actuarán con rapidez si se encuentran con la misma infección más adelante, ofreciendo así una protección inmediata. Precisamente, la vacunación pretende (mediante la administración de antígenos similares al patógeno, pero inofensivos) que el organismo desarrolle una respuesta inmunitaria de memoria que permita deshacerse con rapidez del virus o bacteria si vuelven a entrar en el organismo.

Según los investigadores, el sistema inmunitario ha desarrollado un método muy ingenioso para garantizar que las células-T más preparadas sean las que se queden en la barrera de la mucosa. El mecanismo supone una interacción entre dos moléculas relacionadas, la CD8ab y la CD8aa, expresadas por los linfocitos-T y una molécula expresada por las células con las que interactúan, incluyendo las del epitelio intestinal. Esta molécula distingue entre las células que expresan la molécula CD8ab y CD8aa y selecciona las células-T más fuertes y eficaces (las que expresan al mismo tiempo CD8aa y CD8ab), eliminando las células-T más débiles (las que expresan únicamente la molécula CD8ab).

La doctora afirmó que los hallazgos podrían tener una implicación especial para los investigadores que trabajan en el desarrollo de vacunas contra el sida. Según la investigadora, se sabía que para inducir la inmunidad frente al VIH, había que que activar el sistema inmunitario con un antígeno (similar al VIH) y generar células de memoria anti-VIH. Sin embargo, matiza que lo que se ignoraba era que existía un mecanismo especial que permitía enviar de forma selectiva las células inmunitarias más eficaces a la barrera de la mucosa, vía de entrada de numerosos patógenos incluido el propio VIH. Esto es de gran importancia, ya que muchos patógenos penetran en el organismo a través de esas zonas y empiezan a destruir los tejidos y el sistema inmunitario antes de que las células-T de otras partes del cuerpo puedan llegar y comenzar a combatirlos (véase el artículo ‘Entender la inmunidad de las mucosas’ del VAX de diciembre de 2005).

La doctora afirmó que actualmente, la calidad protectora de la mayoría de las vacunas se juzga en función de la respuesta robusta de células-T de memoria que se consiguen inducir en sangre y nódulos linfáticos. Se realiza la valoración de la fortaleza de las vacunas en función de la proliferación de las células-T de memoria sistémica, pero esto no significa necesariamente que estemos consiguiendo una inmunidad protectora en el intestino o en otras barreras mucosas.

Sobre este tema, explicó que el motivo por el que las vacunas se miden de este modo es por una mera cuestión logística, ya que resulta más sencillo tomar una muestra de sangre y medir la cantidad de células-T que hay en ella. Sin embargo, no es posible realizar una valoración de forma práctica de las células-T en el intestino de una persona viva. Por tanto, aunque muchas vacunas inducen una protección inmunitaria eficaz, no se sabe si una en particular ofrece protección frente a los virus y bacterias que entran en el organismo a través de las mucosas porque hasta ahora, no teníamos una manera de medir la inmunidad preexistente en dichas superficies.

El equipo de investigadores encontró una posible solución a este tema evidenciando que la inducción de CD8aa en las células inmunitarias de la sangre activadas por la vacuna avala la existencia de protección en las mucosas. Según los autores, esto ofrece una manera de probar la capacidad protectora de posibles vacunas en mucosas como las del intestino u otros puntos de entrada de patógenos. En esencia, cuantas más células-T efectoras con CD8aa se generen con la vacuna, mayor será la protección en las mucosas.

La doctora señaló que sus hallazgos ofrecen información sobre el mecanismo de acción para regenerar las células-T de memoria en la mucosa, pero aún no se sabe cómo pueden diseñarse las vacunas para que consigan inducir esta valiosa respuesta. Esto constituirá el siguiente paso para nosotros y para la comunidad de investigación más amplia. Para conseguir una vacuna eficaz es preciso inducir al organismo para que genere unas células-T efectoras de gran afinidad y que seleccione las células más adecuadas para que residan en las barreras mucosas.

El equipo de investigadores concluye afirmando que esperan que sus hallazgos sirvan para abrir la puerta a la creación de estrategias que permitan conseguir unas respuestas de células inmunitarias de memoria más sólidas en las barreras mucosas lo que permitiría VIH primera línea y evitar así la infección.

Fuente: Science Daily/Elaboración propia
Referencia: Huang Y, Park Y, Wang-Zhu Y et al. Mucosal memory CD8 T cells are selected in the periphery by an MHC class I molecule. Nature Immunology, 2011; DOI: 10.1038/ni.2106

LuisH
Admin

Mensajes : 71
Puntos : 203
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 13/03/2011

Ver perfil de usuario http://qf-info.foroperu.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.